Editorial 29 abril

 

 

Política Social y Municipios

Los municipios tienen en México una vocación prioritariamente social; esa es su misión fundamental como orden de gobierno cercano a los ciudadanos. A partir de ello, cuentan también con otras tareas pero que se ubican en su segundo círculo de interés: la seguridad ciudadana, los servicios públicos, el desarrollo económico, la construcción de infraestructura, y algunas más.

El hecho de que los gobiernos locales tengan a las políticas sociales en el centro de su responsabilidad, surge de un hecho principal: que la pobreza es el problema más grave de los mexicanos y que el 45% de estos vive en esa condición. Ante esa realidad y en virtud de que la gente considera a sus gobernantes como responsables de darle respuesta a sus problemas más ingentes, es que los municipios dedican una parte importante de sus escasos recursos para procurar incidir en el combate a la pobreza; y ello lo hacen muy a pesar de que no es esa una competencia que constitucionalmente les corresponda.

Por ello es que los municipios reciben muy acotados recursos presupuestales en la materia, y ellos provienen principalmente del Fondo de Infraestructura Social Municipal, cuyo objetivo es financiar obras que beneficien a los sectores de la población más marginados. Sin embargo, estudios recientes muestran que en el 66% de los municipios no se alcanzan los objetivos que ese Fondo tiene establecidos, en virtud –entre otros retos– de que se carece de capital humano capacitado para su correcta aplicación.

Ante este panorama, el gobierno del Presidente Peña Nieto ha marcado como una línea estratégica el mejorar la colaboración entre los tres órdenes de gobierno, y en consecuencia se ha desarrollado toda una política nacional de coordinación Federación-Municipios con la visión de articular esfuerzos y asegurar una más eficaz aplicación de programas nacionales en la instancia local, al ser éste el último eslabón y el más cercano a la sociedad.

En ese contexto es que se ha impulsado en el último año una eficaz colaboración entre FENAMM y la Secretaría de Desarrollo Social federal. Así se explica la intensa agenda común desarrollada, la cual ha implicado dos encuentros con la Secretaria Rosario Robles; seis participaciones en las sesiones de la Comisión Nacional de Desarrollo Social y sus grupos de trabajo; la instalación de un grupo técnico que trabaja permanentemente; la definición de un Plan de Trabajo para 2014; y la de una Agenda Nacional de Federalismo Social, en la que se pueden destacar los siguientes ejes de acción:

Primero, impulsar una estrategia a favor de la Cruzada contra el Hambre en el ámbito municipal, ampliando los recursos y los municipios beneficiarios; hasta ahora la cobertura de la Cruzada se ha incrementado de 400 a 503 municipios.

Segundo, promover que los recursos del FAIS se apliquen en forma efectiva y en obras que aseguren el abatimiento del rezago social en cada localidad, así como posibilitando el fortalecimiento de las capacidades de su gestión con un programa de capacitación municipalista.

Tercero, facilitar a los municipios el acceso a los recursos de todos los programas federales del área social que tienen impacto local, a través de la flexibilización y adaptación de sus reglas de operación a las variantes condiciones de cada región.

Cuarto, trabajar en equipo para divulgar, dar seguimiento y mejorar la efectividad de toda la política social municipal, organizando foros, encuentros y talleres que aseguren la vinculación de los responsables municipales y los federales de todos los programas del sector; ese proceso se iniciará con un Encuentro Nacional sobre Política Social Municipal, una Reunión Nacional de Mujeres Líderes en los Municipios y talleres de capacitación nacionales y regionales.

Quinto, formalizar una mesa de coordinación permanente que asegure la colaboración entre ambos órdenes de gobierno y permita alcanzar los objetivos del federalismo social que el gobierno federal impulsa en nuestro país.

Con ello, las bases están sentadas, aunque sepamos que los retos son enormes, porque es el enorme déficit social que se vive en los 2,445 municipios mexicanos. Pero con esas nuevas bases y con la clara voluntad política del gobierno del Presidente Peña, nosotros confiamos en que -con coordinación efectiva– es posible alcanzar metas mucho más ambiciosas en materia social; lo reclaman los mexicanos más pobres, quienes viven justamente en los municipios más pobres de nuestro país.

 

Los saludo con afecto.

nstituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal, INAFED COMCE United Cities and Local Governments Conferencia Nacional de Gobernadores, CONAGO Cámara de Senadores Cámara de Diputados

Cámara de Diputados Cámara de Senadores Conferencia Nacional de Gobernadores, CONAGO United Cities and Local Governments COMCE nstituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal, INAFED